Quizás muchas parejas disfrutaron el instante mágico de entregarse cada uno a su orgasmo justo al mismo

 

tiempo, sin mayor esfuerzo... esto puede ser muy cierto; ya que según la literatura la búsqueda obsesiva de este escenario nos aleja de manera considerable de la meta.

Al respecto, debo señalar una aspecto muy importante dentro de todo esto; y es que el disfrute de orgasmos simultáneos en ciertas parejas no constituye un indicador de su nivel de amor, compromiso, felicidad, y un largo etcétera de cualidades positivas de la pareja. Los orgasmos simultáneos solo expresan la destreza, y nivel de conocimiento y control que posee cada uno acerca de su respuesta sexual; la habilidad para sintonizar las fases o tiempo de las respuestas sexuales; o también producto de la buena suerte.

Entonces, para aquellas personas que no desean dejar al azar las probabilidades de éxito, acá les dejo algunas sugerencias que pueden comenzar a poner en práctica, para alcanzar orgasmos simultáneos:

-Cada uno debe aprender acerca de su cuerpo, las zonas que resultan más sensibles y efectivas para proveer placer; así como también acerca de las prácticas sexuales que resulten de preferencia, y cuales simplemente nos disgustan o no ofrecen mayor beneficio.


-También, cada uno tendría que saber controlar el desarrollo de su respuesta sexual; y con esto quiero decir, estar en la capacidad de activar, acelerar o retrasar las fases de la respuesta sexual. Porque; a fin de cuentas y considerando las diferencias “naturales” de la respuesta sexual de hombres y mujeres,  mucha de la atención que debemos prestar es justamente al asunto de acoplar los diferente tiempo de cada quién.

-Quizás para la mayoría de las personas la imagen más común de un orgasmo simultáneo en pareja, es a través del coito; sin embargo, los invito a probar con otras prácticas que permiten mayor control o dominio de la respuesta, como pudieran ser la masturbación mutua, o la practica compartida del sexo oral o “69”.

-Si desean alcanzarlo durante el coito, revisen o evalúen cuales posiciones o ángulos de penetración favorecen el roce y la estimulación que necesita cada quién para llegar al orgasmo. Quizás les pudiera servir en principio seguir el guión sexual acostumbrado para ambos (lo que genera confianza y comodidad), y dejar los ajustes o pruebas justo para el momento que sienten que ambos están por llegar al orgasmo.

-Aquellas parejas donde los tiempos de la respuesta sexual varían de manera considerable, traten con variadas formas de estimulación y prácticas sexuales antes de dedicarse a la penetración; ya que por un lado en la vagina el roce continuado puede generar incomodidades, y en el caso del hombre o bien se acelera la respuesta, o también pudiera resultar lastimado.

-También, resulta imprescindible dedicarse a los juegos previos, especialmente para lograr excitar y adelantar las fases de la respuesta sexual femenina. Para algunas parejas, resulta pertinente dedicarse en principio a satisfacer a la mujer y luego incluir al hombre cuando está haya alcanzado al menos la fase de meseta en su respuesta sexual.

-Para los hombres, el trabajo consiste en aprender y practicar el control de la eyaculación, bien sea adelantándola o retrasándola a voluntad; y esto lo consiguen con mucha practica en solitario a través de la masturbación, y en pareja probando posiciones y prácticas sexuales que ofrecen distintos tipos de presión al pene.

-Debo recordarles que los orgasmos no tienen porque existir en todos nuestros encuentros sexuales, mucho menos que sucedan de manera simultánea entre los miembros de la pareja.

-La frustración o criticas entre los miembros de la pareja o a la relación quedan terminante prohibidas; recuerden que la meta es pasarla bien durante los encuentros íntimos, y por otra parte el hecho de obsesionarnos con alcanzar orgasmos pudiera sabotear las sensaciones placenteras.

-Afrontar este capricho sexual con una medida justa y real de expectativas, resulta lo más adecuado, así como mantener el ánimo y la disposición para seguir probando ( y disfrutando ) las veces que sean necesario.

-Además, el uso de aliados y herramientas sexuales,  tales como: lubricantes a base de agua, para los momentos en los cuales la lubricación natural se agota; juguetes sexuales que permiten maximizar las sensaciones o estimular de forma simultánea distintas zonas erógenas. Así como también disponer de muebles y diferentes superficies que nos permitan variar el ángulo de penetración, resultan elementos necesarios y hasta deseados para disfrutar aún más, y aumentar las probabilidades de éxito durante los encuentros sexuales donde la meta son los orgasmos simultáneos.

Finalmente, también pueden dejar a un lado tantas sugerencias, y probar justamente el día que se sientan de ánimo, de manera improvisada y sin pauta alguna; ya que para muchos está resulto ser justamente la condición necesaria para entregarse al disfrute compartido con la pareja.

Amor Antunez.
Twitter: @
amorantunez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.