Loading...
Loading17...

Duélale a quien le duela es la mujer venezolana que está de moda. Todos saben de ella, unos la quieren otros

la odian. Pero hay una verdad, se ha convertido en un fenómeno en los últimos meses logrando acaparar la atención de varios países quienes la contactan para ofrecerle múltiples ofertas que van desde la más profesional hasta la más indecente. Ella es Diosa Canales.

Mi perspectiva hacia Canales llegaba sólo por lo que vende públicamente. Una mujer que revolucionó las redes sociales con su sensual semidesnudo por medio de un “TwittCam”, un par de canciones que han tenido un débil trabajo de promoción en radio, un video musical que pude ver por casualidad y un sinfín de presentaciones en diversos lugares donde ha dejado claro que sus atributos físicos aunados a la poca vergüenza de mostrarse en desnudo la ha colocado en la mente de muchos hombres haciéndola popular y muy solicitada. Hasta ahí creía saber quién era Diosa.

Pude palpar el otro lado de la moneda. La conocí personalmente y al verla me dije ¿Esta es Diosa Canales? –sin pretensiones de menospreciarla- pero es que nos la han vendido como algo grande y su estatura –por ejemplo- muestra otra cosa. Eso sí, es un mujer muy bonita, súper delgada, bien arreglada, todo un perfecto ejemplo de la mujer venezolana (hablo del primer apretón de manos y mi impresión a primera vista). Compartimos par de días con motivo de la promoción por la Revista Playboy, duramos un día entero juntas entre periodistas, eventos, firmas de autógrafos, etc. Ahí compartía con la Diosa que ven frente a las pantallas y la que muestra un porqué llama la atención. Pero al montarse en el carro alejada de las cámaras y fans es otra persona. Increíble cómo pasa de verse a sexy ante esa marea de gente solicitándola a ser la joven (porque tiene 24años) más normal, tímida y tranquila que he conocido. ¡No se imaginan esa metamorfosis, al mejor estilo de película de ficción!

He trabajado durante años con muchos artistas, he vivido el delante y detrás de cámaras que ellos experimentan con sus carreras pero nada me ha sorprendido más que esto, a lo que llamo “El fenómeno Diosa Canales”. Es que ella es algo frente a una cámara y otra cosa cuando nadie la ve.

Como ya lo comenté  tiene 24 años, es oriunda de “El Tigre”, Edo. Anzoategui, Venezuela. Viene de una familia humilde pero muy trabajadora, ella deja saber que todos son artistas y están involucrados en diversas ramas: el canto, la pintura, música, etc. Cuando los flash se apagan y cesa el show suele ser callada, pero a la vez maquina su próxima estocada para alborotar al público. Hace caso a cada petición de sus fans, quedándose hasta altas horas de la noche respondiendo mensajes y enviándoles fotos como respuesta a sus exigencias. Dice tener muchas mujeres que la admiran y la quieren, más no se detiene ni pierde tiempo con los insultos de otras personas. Me confesó que tiene miedo a las amenazas que le hacen a diario por Twitter diciéndole que la van a matar, pero muy valiente asegura que nadie la detiene a seguir cumpliendo sus sueños. Me dijo que fue rechazada muchas veces por su música y que nadie creía en ella, me habló de la alta suma de dinero que le exigían algunas radios y promotores del país por ponerle a sonar sus temas y que ahora que le llegó el momento, la llaman y casi que le pagan para que les vaya a dar una entrevista en esos incrédulos Medios donde antes no tenía las puertas abiertas.

Ella se está  disfrutando su momento, pero confiesa sentirse agotada de la apretada y exigente agenda que lleva para cumplir con todos los compromisos que tiene. Me suspiró: ¡Ay amiga, como quisiera un descansito en la playa! Y su nickname en el Blackberry PIN es: “Diosa Canales: Quiero descansaaaaarrrrr!!!”. Es ahí donde vemos que estar de moda no es tarea fácil. A su vez, muy débil y con severos dolores de cabeza confiesa que está comiendo mal y que tiene una semana sin entrenar en el gimnasio. Eso le deprime.

Es una mujer aunque bastante solicitada, cuando llega a su realidad, su casa (donde vive sola con su estilista) se encuentra sola. Actualmente no tiene pareja. Muchos pretendientes sí, pero nada en concreto. “¡Y es que es tan fácil acercarse a mí y muchos no lo hacen por miedo. Qué locura!” expresa hasta con un grado de inocencia y sorpresa la que muchos catalogan como la “bomba sexy de Venezuela”.

Aunque muchos no lo sepan Diosa Canales es su nombre real, tan real como todo lo que hace. Y es que esa es su esencia, poco le gusta estar vestida. Como si llevara de lema o bandera el hecho de que “si vinimos al mundo desnudos porqué no andar así por ahí”.

¿Sus próximos pasos? Ni ella los sabe, vive el día a día. Tiene en mente llegar a la Masión PlayBoy junto al famoso Hugh Hefner y demostrar que las morenas también tienen lo suyo y piensa ponerlas de moda en la famosa casa del conejito. Por lo pronto sigue de promoción por Venezuela, en algunos días se va a Miami a unas reuniones de negocios y a descansar un poco. Regresará para continuar su agenda de presentaciones ya confirmadas en Maracaibo, Margarita, Mérida, etc. Las ofertas internacionales llegan y ella las está estudiando. Por ahora nada firmado ni seguro.

 

Por: Adriana Rodríguez B.
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @AdrianaRodri

 

 

 

Publicidad

Loading...

Video Recomendado

Publicidad-

LoadingX...