Hoy Venezuela amanece en el puesto 39 del rankig mundial de la FIFA, y de esta manera sigue haciendo

historia y consolidándose como una de los mas fuertes rivales hoy en día. Como bien lo ha resaltado Farías en varias declaraciones ''Hemos dejado de ser la cenicienta'' y nos hemos convertido en una gran potencia.


Pero esto, no se realizó  de un día para otro, este es un trabajo que lleva muchos años costándole a los venezolanos: técnicos, jugadores, presidentes, empresarios y barras. Durante muchos años no se creyó en una Venezuela futbolística, sino, netamente besibolista. Con el esfuerzo de muchos y con grandes aportes de las empresas públicas y privadas y sobre todo con el gran desempeño, disciplina, fuerza y coraje de nuestros atletas, hoy en día Venezuela puede no solamente gozar de un equipo de alta competencia como lo es nuestra “Vinotinto”, también gozamos de un gran torneo anual que se divide en “Apertura” y “Clausura”, donde muchos equipos cada año se dan cita para mostrar lo mejor de su fútbol, lo mejor de sus jugadores y donde todos los técnicos compiten por saber cual es el mejor.

En pocas palabras el fútbol que disfrutamos hoy en día es un trabajo realizado por todos y cada uno de los venezolanos que, de una u otra forma, hemos aportado nuestro granito de arena, desde el que toma la foto hasta el que paga los sueldos, pero así como ha sido un trabajo de todos es una responsabilidad de todos.

Soy partidaria de que en Venezuela, existen muchos jugadores, potenciales y con gran talento  que aún no juegan en la Vinotinto, el fútbol venezolano no es sólo la “Vinotinto” señores, es también el Caracas F.C., C.D.Lara, F.C. Carabobo y todo, absolutamente todos los equipos que se dan cita en nuestro país, esos que creen en jugadores y los fichan, que les dan la oportunidad d exponer su talento y ser llamados a la selección, esos que albergaron en sus filas a más de un jugador que hoy en día pertenece a nuestra Vinotinto, esos que abren espacios en sus listas para albergar a extranjeros, juveniles, chicos de escasos recursos que sólo tienen un sueño “ser futbolista”.

Para obtener lo que queremos dentro de este apasionante deporte hay que regar la semilla, para que un día la flor pueda brotar. Así se hizo hace unos años y hoy, todos los venezolanos soñamos y vibramos con un sueño, Brasil 2014.

Pero ese sueño no morirá ahí, si clasificamos o no al mundial, dentro de unos años volveremos a buscar el mismo resultado, queremos tener una generación de relevo que nos siga haciendo soñar, que nos llene de orgullo y nos haga en la historia cada vez mas grandes, pues aunque no nos guste aceptarlo, muchos de los jugadores que tenemos hoy en día en la selección, no podrán estar en unos años (sea por cuestiones físicas o bien porque la edad pasa factura), entonces es ahí cuando más vamos a necesitar volver a construir y armar todo lo que hemos logrado hasta ahora, y evidentemente, necesitaremos de las personas que han creído en el fútbol y en los jugadores, de los patrocinantes que ayudan a mantener vivo nuestro fútbol , de los presidentes de los clubes que apuestan a un grupo de jóvenes y por supuesto de las personas que acuden a la tribuna o a la barra a ALENTAR a su equipo.

¿ A dónde quiero llegar con todo esto?, pues bien ustedes se preguntaran cual es la razón por la que esta mujer habla tanto hoy, pues bien, hace una semana en San Cristóbal, me llené de orgullo y de pasión al ver desplegarse en la Barra de dicho estadio la bandera más grande, que al menos en Sudamérica ha sido desplegada, por un momento me sentí muy orgullosa de lo que con esmero y dedicación los hinchas del Táchira habían logrado hacer para ese partido en particular, todos disfrutamos y nos sentimos grandes al ver esa majestuosidad. Pero aún no había olvidado el tema de la bandera cuando, sin razón alguna, todo para mi cambió el fin de semana debido a que me era imposible creer que por culpa de algunos “hinchas” Aragua y Carabobo no solo habían tenido que suspender el partido, sino que la policía tuvo que tomar cartas en el asunto y muchas personas empezaron a correr llenas de miedo en un lugar donde se esta haciendo deporte. Señores, permítanme decirlo y una vez mas lo reitero, estoy en total desacuerdo con la violencia, es inaceptable este comportamiento por parte de las barras y los hinchas, eso da vergüenza,  no me vengan con que “estábamos molestos, nosotros si sentimos la camiseta y nos da rabia que no la están luchando” por Dios!!, ya basta de excusas, se venia desarrollando un excelente partido y sin razón alguna, entraron a la cancha con un solo objetivo, dañar lo que ahí venía pasando, señores si ustedes sienten la camisa y les da rabia los resultados, créanme a los jugadores que invierten horas de entrenamiento y dependen de eso también les duele, así como les duele a los directivos y patrocinantes que mantienen ese equipo, sencillo de verdad dense su lugar y ubíquense de una buena vez por todas, ya estamos cansados de los actos vandálicos y sin razón alguna.

Y ustedes señores presidentes de los clubes, recuerden que tienen en su plantilla a seres humanos, no ganados, y cuando digo esto hablo directamente con la directiva del F.C. Carabobo, ustedes tampoco se hagan los santos al respecto, porque si los hinchas de su equipo están molestos con ustedes, ustedes saben bien a que se debe, pues si no rápidamente les puedo refrescar la memoria como hicieron sufrir a los jugadores en el largo viaje de dos días contra el Vigía y posteriormente Tucanes, donde hasta tuvieron que pasar en chalana y esperar que una piedra destrancara el autobús donde viajaban, dos días jugadores metidos y sentados en un autobús, para llegar al encuentro a hacer que? Díganme ustedes que esperaban de los jugadores, pues si ni dormir habían podido, es muy fácil exigirle resultados a un equipo cuando no se les da las comodidades requeridas como seres humanos, y eso sin hablar del tema de los pagos, yo creo que todos los equipos tienen patrocinantes o en su defecto un relacionista público, para que ayude a solventar en problema del momento, y si no es responsabilidad directa del presidente resolver los problemas, pero no voy a mentir y seré muy honesta, el día que todo esto le ocurrió a los jugadores del Carabobo los hinchas no podían comunicarse con el Sr. Carlo Bianconi, pues según pude notar, el señor no acepta críticas y a cualquiera que le diga algo lo bloquea de un golpe.

Yo entiendo que quizás la manera de dirigirse de los hinchas no ha sido, en algunos casos, la mejor pero usted como presidente debería atender las críticas que a bien sepan darle sus fanáticos para lograr una mejor comunicación, pues al final de cuentas ambos buscan el mismo propósito, resultados y campeonatos.

Todo lo que he escrito hoy es con la única intención de aclarar, que yo NO vengo a justificar a nadie, no justifíco los actos vandálicos que ahí se presenciaron, pero tampoco justifico que la directiva del club se haga la víctima que no entiende nada, esto tiene rabo de paja y viene de que no han sabido escuchar a la gente, y pues como aquí tal parece que el que mas puya mas obtiene, pues bien a los hinchas no les pareció nada mas bonito que dañar un espectáculo deportivo.

Señores el fútbol de hoy es tarea de todos, así que le pido con el corazón en la mano y como una persona amante del fútbol de nuestro país y creyente de que aquí existe mucho talento que se tomen medidas contra lo que esta pasando que nos afecta a todos, pero eso si le pido a la FVF que se dé cuenta que el problema principal viene desde la dirección de algunos equipos que si vamos a cerrarle la puerta a los hinchas como castigo a medida, se tome una también para los Presidentes y Juntas Directivas de nuestros equipos que no toman en cuenta las necesidades de los jugadores y que además por meses les deben dinero, díganme ustedes ¿quién toma medida sobre eso?.

Sigamos soñando y haciendo de este país un solo equipo un solo sueño, que nos perdure por muchos años más.

 

Por: Kenyu Suarez
Twitter:
@
KenyuSuarez