Muy buenos días, en vista de la polémica desatada por mi artículo del día de ayer, he decidido hacer estas líneas para que de una vez

por todas entiendan lo sucedido. Aunque no lo crean me tomé la molestia de leer cada una de sus palabras, cada insulto, cada reclamo y sobre todo cada enseñanza que algunos de manera más sutil me hicieron saber.

Mi opinión con respecto a las Barras de los diferentes clubes de este país, con respecto al fútbol, es la opinión de una persona que aunque no lo crean si ha asistido en más de una ocasión a partidos, y lamentablemente es eso lo que se hace ver ante los ojos de las personas que NO pertenecemos a las barras.

Ciertamente nunca me he metido a la Barra de ningún equipo, y la razón es simple, me da miedo. Miedo de que en un arranque o arrebato, algunos, de los que conforman su Barra o que ese día se encuentran ahí, les dé por atentar contra mí persona, y créanme como yo hay un sinfín de personas que de la misma forma temen entrar a la Barra. Les explicaré mis razones.

A los partidos a los que he podido asistir, donde, de alguna u otra forma ha habido enfrentamientos entre Barras o algunos que salen de ahí, varias personas salen lesionadas al terminar un partido donde su equipo no gana, se lanzan a la cancha de manera encapuchada y atentan contra la barra que se encuentra en el otro extremo apoyando al equipo contrario, son capaces de destruir sus propias instalaciones y quemar algunos objetos ahí presentes, corren tras la gente y de cierto modo eso crea desconcierto entre los que estamos ahí, ha habido personas agredidas de manera brutal de estos enfrentamientos, tiros, puñaladas y muchas otras formas de atentar contra la integridad de los asistentes.

Cuando hice mención a las Barras en general, tienen razón hubo algo en lo que me equivoqué, no todos los que pertenecen a la barra deben pagar las consecuencias o incluso estas personas no son de la Barra, estoy segura que ahí hay gente que es fanática de manera “limpia” que poyan a su equipo y dejan la garganta, de hecho tengo la suerte de conocer algunos. No me refiero a todos, me refiero a que siempre hay un desadaptado que empieza una riña donde todos corremos peligro.

Ciertamente les cuento que en particular, hablar de la Barra de Caracas F.C. no es tampoco tan fácil como ustedes creen, pues aunque no lo crean tengo grandes amigos dentro del equipo y soy una fiel seguidora de este gran Club, mis seguidores de siempre son testigos de que aun, siendo periodista, nunca me he limitado a la hora de decir que soy y le voy de corazón a Caracas F.C., no es necesario que lleguen a todas las cosas que llegaron, porque en realidad a la hora de escribir mi columna erré en generalizar, cosa que hoy acepto como un error.

Mi objetivo en realidad es llegar al fondo de todo esto y saber porque este tipo de cosas tienen que pasar en un estadio donde sin ir muy lejos, siempre hay niños. Cuando entramos al estadio y los vemos decir a todo pulmón “seguir el ejemplo que Caracas dio” es algo único, en mas de una oportunidad se me han erizado los poros cuando escucho a una Barra unida cantándole a su equipo, a nuestro equipo, esa imagen tan bella que dejan, cuando, al finalizar el Himno Nacional, salen fuegos artificiales, fuego, banderas, rollos de papel. Ver a todas las barras en general es maravilloso. Esa señores, es la mejor fotografía de memoria que se puede llevar una persona que acude al estadio.

Yo a lo que me refiero es que eso debe mantenerse hasta el final, ser todos organizados y civilizados, no tenemos porque enfrentarnos a la Barra del equipo contrario única y exclusivamente porque nos ganaron, no necesitamos atentar contra la integridad de nuestro estadio, no necesitamos meter miedo, crear angustia y sosobra, yo entiendo perfectamente que a nadie le gusta perder y nos duele mucho ver perder a nuestro equipo, porque el Fútbol es una pasión que nos mueve, pero debemos pensar en las personas y en su bienestar como ser humano. Yo entiendo que las rencillas, disputas y hasta roces existen entre las barras, eso es normal, pero podemos demostrar que somos mejores si actuamos de la mejor manera posible, seremos más maduros si no caemos en su juego. También entiendo que en alguna oportunidad existan problemas, peleas; pero estas peleas no deben exceder el límite de masacrar o golpear brutalmente a una persona y que esta, de una u otra forma, ponga en riesgo su vida.

Mi llamado es a la paz, a la tranquilidad a la serenidad, a que demuestren que son los mejores cantando, alentando, llenando estadios; no golpeando y atentando contra la Barra contraria ni mucho menos contra los jugadores, si esto no son ustedes, entonces denuncien o saquen a quienes los perjudican.

Es posible que mi publicación anterior estuviera más llena de rabia, porque me afecta ver como jugadores y personas son atacadas en los estadios por las “Barras”, porque así lo denominan, no dicen que fueron dos o tres desadaptados dicen que lo agredieron las Barras, señores yo me remito a lo que los comunicados o artículos que leo hacen, referencia a la “Barra” no a algunos, me remito a que cuando estoy en el estadio y saltan 10 encapuchados, saltan de la “Barra” y eso hace que las personas que estemos ahí digamos o pensemos que pertenecen ahí, si esto no es así porque ustedes han permitido que se les culpe de algo que ustedes no hacen, porque no pelean por aclarar que la “Barra” es una cosa y la Grada otra, porque no nos permiten llegar a ustedes y solucionar y ayudar.

Desde afuera, entiendan esa es la impresión que dan ustedes, por ende esa es la manera que las personas los describimos, capaz es un error, pero entiendan nos da miedo entrar a la barra y decirnos “así la vemos por fuera, pero ¿cómo será por dentro?”, ¿ustedes creen que si así las vemos por fuera, nos queden ganas de meternos en esa olla?, respóndanme con honestidad ¿ustedes lo harían?.

Por este motivo he decidido, darles a ustedes el derecho de palabra y que hagan saber sus opiniones, he pedido que me establezcan comunicación con algún jefe de la Barra o de algún frente, para que de esta manera, ustedes también puedan manifestarse y hacerle saber a las personas que no se trata de la barra en general, que capaz hay incidentes con algunos, pero que ustedes no son todos iguales, ayuden a la gente a dejar de sentir miedo, inviten a las tribunas a unirse a la Barra sin que sientan miedo, entreguen a las personas que ensucian la imagen.

Háganle saber a la gente de sus labores sociales, como me mencionaron en mi twitter, que estoy segura no solo soy yo quien las desconoce, hagan comunicación con periodistas que estamos dispuestos a escuchar su versión, hagan un llamado a la gente a apoyar a su equipo, hagan una tregua de paz con algunos que ponen en riesgo su reputación.

Mis queridos amigos, todos somos Venezuela, no importa si eres de Mérida, Táchira, Caracas, Aragua, etc. Todos somos seres humanos, todos somos una misma nación, todos esos jugadores conforman una sola selección “La Vinotinto”.

Espero en esta oportunidad, haberme expresado de la mejor manera y que entiendan a que me referí, también, en esta oportunidad, me tomé más tiempo del que usualmente dispongo para verificar mi redacción como ustedes me lo sugirieron, para que vean que no los ignoré, leí cada uno de sus mensajes, y estoy aquí para que entablemos una comunicación, y de ser cierto que la gente se está expresando de manera errónea de las Barras, disculpen nuestra ignorancia, pero estoy aquí para que al menos a mí me enseñen y se comuniquen conmigo, y así, yo establecer bajo estas líneas sus propias palabras.

Muchas Gracias por las enseñanzas...

Por: Kenyu Suarez
Twitter:
@
KenyuSuarez